free web stats


Cero supervisión en el río Moche
Autor: - Fecha: 2018-07-12 13:49:29
Compartir Compartir

El Ministerio de Agricultura y Riego declaró ayer por 60 días el estado de emergencia de los recursos hídricos del río Moche, en el distrito de Quiruvilca, provincia de Santiago de Chuco. La medida, dictaminada por la Autoridad Nacional del Agua (ANA), se hizo “ante el posible riesgo de afectación de la calidad del agua, y en salvaguarda de la seguridad ambiental y de la salud poblacional”.


Además, se adoptó “debido al estado de abandono de las operaciones y como prevención ante la posibilidad de desborde o ruptura de los diques de las relaveras de la unidad minera Quiruvilca, que podría descargar aguas residuales ácidas sin tratamiento, generando un alto riesgo de afectación al medioambiente y salud a las poblaciones adyacentes al río Moche”.


Es decir, lo que no se ha podido arreglar durante décadas de contaminación, se pretende remediar (no solucionar, qué va) en el corto plazo de dos meses. Esta es una medida ridícula, cobarde y timorata, llamada a ser un paliativo de ocasión frente a un problema mayúsculo.


Todo se debe a la contaminación histórica del río Moche, uno de los dos más importantes de La Libertad junto con el Chicama. Pero también porque el Ministerio de Energía y Minas (MEM) no ha hecho nada para obligar a las mineras formales e informales que respeten el medio ambiente y cumplan con las normas. Nosotros no mentimos. Así lo indica el comunicado de ANA: “… el incumplimiento del Plan de Cierre de Minas [por parte] de la Minera Quiruvilca y la ejecución inmediata de la garantía”.


Se indica además que la Autoridad Local del Agua (ALA) Moche-Virú-Chao realizará la supervisión y monitoreo continuo de la calidad del agua de la cuenca del río Moche; mientras que la Dirección de Calidad y Evaluación de Recursos Hídricos coordinará con el MEM las medidas para “evitar o mitigar los efectos de las descargas de aguas residuales sin tratamiento provenientes de las bocaminas, canchas de relave, pozas de mayores eventos y depósitos de desmonte de la unidad minera Quiruvilca”.


Es decir, no detendrán la contaminación sino que intentarán convencer a los infractores para que dejen de contaminar. Solicitar a la OEFA y Osinergmin que realicen las acciones correspondientes, según sus facultades, es un saludo a la bandera.


Entretanto, la total extinción de su flora y fauna es la mejor y más grande evidencia de que el Moche es, si no un río muerto, al menos moribundo. Basta observar cómo discurren sus amarillentas aguas para comprobarlo.


Esto pese a que, hace más de cuatro años, la Dirección de Supervisión dictó una serie de medidas que fueron incumplidas. Así las cosas, el desastre ambiental lo tenemos hoy. Antes de adoptar esas medidas, la autoridad debe evitar que Minera Quiruvilca cierre y conminarla a que cumpla con sus obligaciones.