Dinero en campañas
Fecha: 2017-07-20 14:55:26
Compartir Compartir

¡Qué bárbaro!, compró  casas antes de asumir la presidencia de la República; deducción lógica: se quedó con parte del dinero que recibió para su campaña electoral y por lo tanto  debe ser investigado por el presunto delito de lavado de activos. Pero no estoy hablando de Ollanta Humalla Taso, sino de Alan García Pérez. El líder aprista fue investigado, tras su primer periodo presidencial, por un sospechoso incremento patrimonial y en su defensa explicó que las propiedades más importantes las adquirió antes de llegar a Palacio de Gobierno, cuando ya había sido electo.


Los casos se parecen, ¿verdad? La gran diferencia es que en los años noventa no hubo empresarios arrinconados por la justicia que terminaron declarando todo y tampoco agendas con las anotaciones del dinero recibido.


Pero, ¿son los únicos? Varios juristas consideran que recibir fondos para la campaña electoral y no usarlos o no declararlos a la ONPE, no constituye delito, sino una falta administrativa.


De hecho, eso ocurriría no solo en Lima, sino también en provincias. Varios políticos, testigos, de estos negociados, lo cuentan off the record. Los capitales pueden venir de países vecinos, de  empresarios, de narcotraficantes o de alguna otra actividad ilícita.  


Cambiar la legislación está en manos de Fuerza Popular porque tiene mayoría en el Congreso, pero es el partido que recaudó más de seis millones de soles en polladas y cocteles y cuyo exsecretario general, Joaquín Ramírez, también es investigado por lavado de activos.


Así que hay pocas expectativas en que se obligue a los partidos políticos, con una verdadera reforma electoral, a transparentar sus fondos y bancarizar sus aportes. El festín en cada campaña será el mismo y solo algunos, tal vez los más torpes, terminen rindiendo cuentas ante la justicia.   


A propósito, alguien también compró una casa antes de asumir la alcaldía de Trujillo, ¿verdad?